Entradas

Capitulo 7: La escopeta

Ortiz observa a la joven policía buscar entre el pastizal y piensa que tienen suerte de estar buscando una escopeta y no un arma menor. Sería aún más complejo encontrarla entre tanta mugre, hace más de dos horas que están buscando en un área pequeña y sin resultados. El comisario se dirige hacia la casa, busca entre algunas maderas amontonadas que encuentra debajo de la construcción ¡Nada! Incluso revisa otra vez la piragua de López y el resultado es el mismo. Se sienta en un pedazo de tronco de sauce que simula un pequeño banco, enciende un cigarrillo en un intento de ordenar sus ideas y entonces escucha que una embarcación pasa a gran velocidad río arriba, sabe que es Espíndola, tiene confianza en el muchacho, pero también entiende que aun esta verde, aunque el tiempo está a su favor piensa.
Cáceres se acerca, se la ve cansada, se sienta en el piso y observa a su superior. Sabe que Ortiz piensa en distintas posibilidades y prefiere no omitir palabra alguna, no quiere interrumpirlo. …

Capitulo 6: Investigando

Imagen
Espíndola, el efectivo más joven del destacamento sube al bote a regañadientes, podría estar buscando el arma con el comisario y sin embargo lo mandan a investigar los alrededores de la casa de López, en busca de posibles testigos de una supuesta mudanza. Conoce la zona y sabe que no hay mucha gente río arriba y mucho menos para esos lados, donde no hay paradores, ni restaurantes. Lo que hay es tranquilidad y por eso es entendible que a alguien se le haya ocurrido comenzar ese emprendimiento inmobiliario en medio de la paz del Delta. 
El joven policía acelera y la pequeña embarcación se desliza a una gran velocidad sobre las tranquilas aguas del río, en breves minutos pasa por la casa de López y divisa la lancha patrulla amarrada al enclenque muelle de la casa, pero no ve a ninguno de sus compañeros. Continua río arriba sin aminorar su marcha, no quiere perder más tiempo, tal vez luego el comisario lo llame a su regreso al destacamento, si es que no logran encontrar el arma y entonces …

Duele

Te hiciste un recuerdo difuso, tanto que olvide tu sonrisa y perdí la cuenta de tus pecas.
Te hiciste recuerdo y me hiciste el intervalo de lo que duro un beso en tu vida.
Te amé sin tregua y sin medida, mientras vos me amaste con la medida de tu efímero tiempo.
Adormeci mi sentir porque respirar me dolía y me distraje describiendo miradas que jamás miré.
Y cuando el dolor de no saberte mía dormía, volviste a despertarlo otra vez.
¿Duele el recuerdo?
Duele saber que fui un ratito y que hoy soy tu olvido.

Capítulo 5: La casa

Imagen
La oficial Verónica Cáceres amarra la lancha policial en el destartalado muelle de la casa de López, unos perros salen a su encuentro ladrando como locos, la mujer lleva instintivamente su mano a la cachiporra, pero los animales no parecen ofensivos y después de unos pocos ladridos se serenan. Ortiz que viene unos pasos detrás de la mujer, la tranquiliza.
─ Son los perros de caza de López, son galgos y generalmente no suelen ser ofensivos, así que no nos preocupemos por ellos.
─ Comisario se supone que en la casa no hay nadie ¿quiere que revise?
─ No tenemos una orden para ingresar al domicilio, pero si para buscar el arma homicida y eso es lo que haremos, de todos modos, si quiere dar un vistazo, adelante, pero por favor no ingrese a la casa, solo haga un recorrido perimetral─ Cáceres asiente con un gesto.
Verónica comienza a caminar por un sendero que se inicia al término del muelle y desde donde puede observar la casa que se trata de una típica construcción isleña en alto, cons…

Egoístas con el amor

Con el amor hay que ser jodidamente egoísta, no se debe compartir con nadie, solo con esa persona que vive ese amor con nosotros. Con los demás ¡Nada! 
Si quieren que dure, si quieren que no existan terceros, ni cuentos, ni confusiones, sean egoístas con el amor.

Capitulo 4: Angela

Imagen
El comisario Ortiz y el perfecto Muñoz se conocen desde hace años y en ese tiempo se han sucedido encuentros y desencuentros, aunque en el último periodo y con la noticia del retiro de Ortiz las cosas están más calmas que nunca y el policía lo sabe. Por eso aprovecha esa situación para pedirle al perfecto que lo deje trabajar sin discusiones por asuntos de jurisdicción que solo atrasarían la investigación que ya tiene una confesión y prácticamente un cierre. Pero el comisario sabe que las pericias son la clave para llegar a la verdad absoluta, pero antes de todo eso tienen que encontrar el arma que fue utilizada para matar a López.
 Antes de regresar al destacamento habla con Ramírez que se convirtió primero en un protagonista a la fuerza y ahora en un espectador ansioso que intenta sacar alguna conclusión de tanta confusión. Luego de escuchar la declaración del profesor y tomar nota de esta, el comisario intenta tranquilizarlo.
─ Víctor quédese tranquilo, su situación es clara, me imag…

No somos perfectos

Si fuéramos perfectos podríamos decir que lo que importa es la primera impresión. Pero no lo somos y son muchas las veces en las que no estamos a la altura de las circunstancias ¿Y sí así sucede la primera vez? Encantados desencantados, demasiado rápido, demasiado poco. El amor no es perfecto y nosotros tampoco.